Notas sobre Extractivismo Agrario en América Latina (2022)

El más reciente título de la editorial Clacso y la Universidad de Calgary aborda la agricultura y biotecnología en América Latina, a partir de la categoría de extractivismo agrario. Se trata de la edición en español de Agrarian Extrativism in Latin America del 2021.

Tomada por Clacso

El primero de los coordinadores del proyecto es Ben M. Mckay, profesor asistente de desarrollo y sostenibilidad en la Universidad de Calgary, Alberta, Canadá. Aunque su investigación doctoral se concentró en Bolivia, ha trabajado sobre la política económica agraria en América Latina, fundamentalmente en la interacción entre movimientos sociales, estado y capital.

El segundo coordinador es Alberto Alonso-Fradejas, investigador en el departamento de geografía y planeación de la Universidad de Utrecht. Su campo de investigación es la ecología política y las políticas de sostenibilidad desde una perspectiva crítica, intersectional  y translocal, primero en Guatemala, luego en India, Latinoamérica, Myanmar y Europa.

El tercer coordinador es Arturo Exquerro-Cañete, investigador de la Universidad Autónoma de Zacatecas y la Universidad Saint Mary. Sus investigaciones han abordado las dinámicas de transformación agraria y los nuevos movimientos campesinos en Paraguay.

La investigación central de este libro inició cuando Henry Veltmeyer, en Argentina, les propuso presentar un libro sobre extractivismo agrario para la Critical Development Studies de la serie de libros de Routledge. La idea del libro era ofrecer una hacer frente a las ideas dominantes sobre la producción mundial de bienes agrícolas. De hecho, el objetivo era hacer varias aproximaciones a la idea del extractivismo agrario y considerar una crítica «al acceso, control y distribución de alimentos» y exponer algunas de las «contradicciones biofísicas del sistema de producción, distribución y consumo de alimentos y materias primas» (p.11).

El propósito del libro sin duda era el de aportar un contraste a la creencia ciega de entidades que, como el Banco Mundial, conciben el Régimen Agroalimentario Dominante (RAD) como una ruta inevitable a la industrialización, creación de empleo de calidad, establecimiento de eslabonamientos productivos y creación de nuevo valor agregado. Cualquier deficiencia para estos tanques de pensamiento de incidencia global puede ser corregida con una agricultura «climáticamente inteligente», combinada con códigos de conducta corporativos (p.12).

Bajo el «Modelo Agroalimentario Dominante» no solo los agricultores, campesinos, trabajadores rurales, pueblos indígenas y residentes rurales sin tierra son cada vez más despojados, excluidos y marginados, sino que además esta propuesta en la práctica ha tenido dificultades para alcanzar metas productivas y eficientistas. Ni justicia ni productividad. Por eso, estos incumplimientos pueden leerse a partir de la idea de extractivismo agrario, identificando los rasgos depredadores del modelo.

¿Qué es el extractivismo agrario? No es una referencia adicional a los monocultivos y la exportación de materias primas. No se trata, tampoco, de una referencia dependentista, al menos no inicialmente. Los autores aluden a la apropiación de las fuerzas de producción de una manera extractivista, cuando hay erosión de las autonomías de los agricultores, despojo a la población trabajadora y expropiación de la naturaleza. El MAD usa la naturaleza humana y no humana de manera extractivista. En este sentido, es una categoría que es resultado de la convergencia de los estudios agrarios y ambientales, en donde cobra importancia analíticamente las relaciones de «poder, acceso y control» y «cambio ecológico».

Una de las críticas más consistentes en esta publicación corresponde a la expansión y captura del capital industrial sobre las actividades agrícolas. Este tipo de capital elimina las bases materiales incompatibles con la acumulación. Son anulaciones biofísicas que ocultan costos que afectan los medios de vida rural, la salud humana y el medio ambiente. El aumento de la eficiencia al mando del capital industrial se hizo a expensas de «arreglos no contabilizados, no renovables y activamente destructivos» (p. 18).

Este capital industrial, en la actualidad, está altamente oligopolizado, con un alto control sobre la Investigación y el Desarrollo, por lo que gran parte de la incidencia (poder) del agronegocio está representada en la capacidad para imponer los términos de la producción agrícola moderna. Este poder oligopólico (capacidad para crear, extraer y apropiarse de rentas) más que industrializar el campo, lo depreda (21). Por eso es errado mencionar que este desarrollo agrícola es una agricultura industrial.

Tomada por Carlo Martín Alcordo

El extractivismo para los autores es un «modo de apropiación», dado que los recursos naturales no son producidos sino extraídos. Actividades agrícolas como las plantaciones de soya, producidas para ser exportadas, no son «industria» sino una actividad «extractiva». En este punto, los autores se acercan, creería yo, a la teoría dependentista o la teoría del intercambio desigual, dado que una de las características de la agricultura de extracción tiene como característica principal la separación espacial (más allá de la nación) entre la extracción y el consumo o transformación. De allí que los autores sostengan que «El extractivismo engloba una serie de relaciones sociales de explotación combinadas con un intercambio ecológico y económico desigual» (p.22).

No hay una única definición del extractivismo agrario. Las definiciones en esta dirección son amplias, aunque generalmente coincidentes. Para Gudynas el extractivismo se refiere a la actividad agrícola con un alto volumen e intensidad de extracción, semiprocesada y destinada a la exportación. Giarracca y Teubal sugieren que el extractivismo degrada la biodiversidad, la tierra fértil y el agua. Petras y Veltmeyer consideran que el extractivismo se asocia a las actividades de los biocombustibles y cultivos flexibles o cultivos comodín. Svampa asocia el extractivismo a los monocultivos, destrucción de biodiversidad, una concentración de la propiedad privada y una reconfiguración destructiva. O´Connor sostiene que el talante agroextractivo requiere de la explotación tanto del trabajo extractivo como reproductivo, aunque su definición fundamental es que el extractivismo se debe a cómo las formas de agricultura corporativa socavan las propias bases materiales de las que depende su reproducción —y la apropiación de valor—, a una escala sin precedentes.



Citar este post
Jhon Florian (2022, 28 agosto). Notas sobre Extractivismo Agrario en América Latina (2022). Sembrando Región. Recuperado 18 de junio de 2024, de https://doi.org/10.58079/ujod

Jhon Florian

Economista y magister en historia de la Universidad Nacional de Colombia, y estudiante del doctorado en historia de El Colegio de Michoacán en México.

More Posts

Jhon Florian

Economista y magister en historia de la Universidad Nacional de Colombia, y estudiante del doctorado en historia de El Colegio de Michoacán en México.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Buscar en OpenEdition Search

Se le redirigirá a OpenEdition Search