Una crítica de las historias del agua, por Luis Aboites Aguilar

En este seminario Luis Aboites Aguilar hizo un llamado al estudio de estos problemas hidráulicos no tanto a partir del Estado, como se ha venido haciendo, sino fundamentalmente a partir de la geografía. ¡Hay que dejar el afán de estudiar el Estado! ¡Hay que concentrarse en la sociedad!

Intervención del profesor de Aboites en el Seminario “Hacia una crítica de las historias del agua en México. Mas geografía y sociedad y menos Estado” ofrecido en El Colegio de Sonora por el doctor Luis Aboites Aguilar de El Colegio de México.

Quien usa el agua es la sociedad, los diferentes grupos sociales o los mal llamados usuarios. A propósito de este último termino refiere a la administración en donde se agrega a un poderoso terrateniente a una familia. Este término quita precisión. En cuanto a la sociedad, Aboites insiste que este debe ser el punto de inicio de todo estudio sobre el agua. Luego en importancia viene la geografía y finalmente el Estado.

El Estado regula o dice que regula, legisla o dice que legisla, cobra o dice que cobra, vigila o dice que vigila los usos sociales del agua. Este problema complejo que debe estudiarse desde la sociedad y la geografía, y luego de ello abordarse desde el Estado.
Esta postura por parte de Aboites lo distancia un poco del gran protagonismo que adquirió el Estado en las sociedades hidráulicas a partir de los estudios de Karl Wittfogel y Angel Palerm, con quienes las grandes obras de infraestructura tienen como prerrequisito la centralización política necesaria para disponer del trabajo social, empleada tanto para controlar, almacenar y distribuír el agua.

Dos ejemplos

La expansión algodonera de la laguna a fines del siglo XIX significó el uso de las aguas del río Nazas que discurre por los estados de Durango y Coahuila. El usos intensivo de estas fuentes generó un conflicto entre los de arriba -los hidalguenses- y los de abajo -los coahuilenses-. Esta tensión provocó la urgencia de una intervención federal para evitar un conflicto. Fue un anticipo de futuras intervenciones y no la racionalización desde el centro por crear nuevas competencias.

Un segundo ejemplo tiene que ver con las aguas subterráneas, tan ignoradas en la constitución de inicios del siglo. No había mayor legislación porque no habían usos. Lo que ocurrió fue que a inicios del siglo XX hubo un fuerte uso de las aguas de pozos profundos o mantos subterráneos. Uno de los casos más importantes se debió a la urbanización del valle de México. En general, fue así como la constitución se pusiera al corriente en el uso de mantos subterráneos. Aquí se puede observar una vez más cómo llega el Estado con las necesidades sociales.

Hay que problematizar la relación entre la sociedad y el Estado en cuestiones de aguas, no dando por sentado que toda iniciativa proviene de las instituciones gubernamentales, sino que tienen su asidero en conflictos, propuestas y necesidades de las clases sociales, grupos o asociaciones. Sin embargo, tratar de superar este determinismo exige la búsqueda de nuevas fuentes, lo que es realmente difícil cuando la mayor parte de las fuentes son oficiales. Tanto la Revolución de 1910, la Constitución de 1917, la Revolución agraria del cardenismo le impone al Estado obligaciones como pocas. Hubo una poderosa secretaria de recursos hidráulicos mexicano sin parangón en América Latina.

Conclusiones

Por estas razones es que conocemos muchos más sobre las políticas de riego pero muy poco sobre los distritos de riego. Hay otras revoluciones de los usos del agua, algunas asociadas al uso de la electricidad y el petróleo. Estos cambios son sociales, no estatales. El reto es observar la sociedad en los tres modelos de uso del agua, correspondientes a formas específicas de aprovechamiento del agua y los recursos productivos como: el agua local (1810-1888), el agua de la nación (1888-1980), el agua mercantil-ambiental (1980-2010).

Jhon Florian

Economista y magister en historia de la Universidad Nacional de Colombia, y estudiante del doctorado en historia de El Colegio de Michoacán en México.

More Posts


Jhon Florian

Economista y magister en historia de la Universidad Nacional de Colombia, y estudiante del doctorado en historia de El Colegio de Michoacán en México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.