Obstáculos al hacer historia ambiental

La lectura de Gilmar Arruda sobre la historia de los ríos me pareció una grata oportunidad para resumir algunos de los principales debates que ha tenido la historia ambiental, y que pueden exponerse como riesgos a evitar al investigar las relaciones entre la sociedad y su ambiente [1].

Imágen tomada del vídeo del canal de youtube Revista Varia Historia, subido el 7 dic. 2015 y consultada el 25 de septiembre de 2019.

La historia ambiental de acuerdo a Donald Worster aborda la función y lugar de la naturaleza en la vida humana, estableciendo tres niveles de análisis:

[…] el primero trata del entendimiento de la naturaleza propiamente dicha, tal como se organizó y funcionó en el pasado […] El segundo nivel de la Historia Ambiental introduce el dominio socioeconómico en la medida en que éste interacciona con el medio ambiente […] el tercer nivel de análisis lo conforma el tipo de interacción más intangible y exclusivamente humano, sólo mental o intelectual; donde percepciones, valores éticos, leyes, mitos y otras estructuras de significación se vuelven parte del diálogo de un individuo o de un grupo con la naturaleza.

Donald Worster, “Para facer a Historia Ambiental”, en Revista Estudos Históricos, vol. 4, núm. 8, 1991, p. 201 .

A pesar de estas claridades sobre la manera como se ha abordado la historia ambiental, han habido malinterpretaciones y rutas riesgosas para su estudio. Algunas abordadas con las mejores intenciones, como la de conservar el medioambiente. El primer riesgo u obstáculo es el que acometieron los reduccionistas románticos, como los llamó Arruda, al tratar de dibujar una naturaleza sin el hombre. Al creer, por ejemplo, que sin los colonos europeos la naturaleza americana era prístina, pura y equilibrada.

William Cronon, como se mencionó en una entrada de este blog anteriormente, en su libro “Changes in the Land: Indians, Colonists, and the Ecology of New England (1983)”, destaca cómo la concepción de la propiedad de los nativos americanos y los colonos ingleses cambiaron el paisaje, los primeros concentrándose en los derechos de usufructo, los segundos en la propiedad misma de la tierra. Pero ambos, a su modo, fueron capaces de cambiar el ecosistema con el que interactuaron, confrontando con ello a quienes todavía creían que los nativos americanos no alteraron su ambiente sino que se adaptaron a él. A primera vista este argumento podría subestimar los efectos de los colonos europeos en América, pero lo que hace es justamente considerar sus diferencias, entenderlos para poder tener mejores ideas sobre las razones del impacto tan devastador del mundo europeo en el nuevo mundo. Con esto los nativos no fueron igualados a los colonos, sino que se les reconoció su condición de actores capaces de adaptarse y moldear el ambiente, por lo que cuando los europeos arribaron no encontraron una naturaleza prístina y virgen, sino una adaptada y alterada. Esta lección de Cronon es una invitación a la interdisciplinariedad como una solución a una historia militante, que aunque bienintencionada, puede enganchar grandes esfuerzos en ecorreduccionismos, tratando de continuar con la separación del hombre con la naturaleza, deshumanizando la naturaleza y desnaturalizando al hombre.

Un segundo riesgo al que se ha enfrentado la historia ambiental fue el tratar de crear nuevos sujetos históricos, al buscar por ejemplo que los Secuoya o las hormigas sativa adquirieran un protagonismo similar al del humano; un cambio epistemológico que deja por fuera al ser humano y que de cierta manera puede entenderse como parte del reduccionismo romántico, que aunque tenga buenas intenciones por exaltar la urgencia de ser mucho más conscientes de la devastación de la intervención humana, sigue partiendo de una reducción innecesaria.

Un tercer riesgo es el de la espacialidad, ya que casi cualquier sociedad humana ha establecido territorios, límites y fronteras, y casi todos los han planteado como parte de una división natural, como parte de un dato bruto sobre el cual tiene lugar la historia humana. El objetivo es tratar de desnaturalizar los espacios, hacerlos partes de una construcción histórica, parte de un proceso social con actores e interacciones.

Aquí Gilmar Arruda una vez más emplea una cita casi perfecta, esta vez de Michel de Certeau:

Todo relato es un relato de viaje -una práctica de espacio, las fronteras son una práctica de espacio. En los relatos de viaje, en los registros civiles, escrituras, judiciales, encontramos las pistas de construcción de la región y marcación de fronteras. Las operaciones de “demarcación”, contratos narrativos y compilaciones de relatos son compuestas como fragmentos sacados de historias anteriores que forman un bricolage en un todo único […] Constituyen una inmensa literatura de viajes, es decir, de acciones organizadas de áreas sociales y culturales más o menos extensas. Pero esta literatura representa apenas una parte íntima (aquella que se escribe en puntos litigiosos) de la narración oral que no cesa, trabajo interminable, de componer espacios, verificar, confrontar y desplazar sus fronteras

Michel de Certeau, A invenção do cotidiano, Río de Janeiro, Brasil, Vozes, 1994, p. 200.

El mismo Worster afirma que los historiadores han quedado presos de los límites nacionales, de hecho algunos estudios de la historia ambiental han logrado superar estos límites. No es posible hacer mención del cambio climático y circunscribirlo a un sólo país o querer hacer a historia del Amazonas sin contemplar sus espacios más allá de una nación.

Pero estas no son las únicas prisiones del historiador, de hecho el historiador ambiental también puede tomar nociones como ecosistema, de gran valor para indicar la interrelación entre elementos orgánicos e inorgánicos, pero sin mayor significado social si esta se impone sin considerar la acción humana sobre este espacio. Esta noción puede convertirse en un ecorreduccionismo donde la historia es abstraída y descarnada de su sociabilidad, como lo indica Mauro Leonel.

La construcción de definiciones como ecosistema, equilibrio medioambiental, hábitat, páramos, etc. han servido para identificar fenómenos naturales que no deberían quedar al margen de los fenómenos sociales, al menos para el historiador. Estas advertencias que nos hacen Febvre, Certeu, Worbster, Leonel y Arruda son legítimas. Los espacios son ante todo construcciones sociales. En la medida que el hombre se relaciona, irrumpen ciertos procesos naturales pero estimula otros, destruye y crea, devasta en proporciones diversas, pero siempre transforma. No hay naturaleza sin el hombre, como tampoco hay hombre sin naturaleza. Es necesario por ello entender al hombre en su convivencia.

En resumen, los problemas ambientales comprenden tres factores de importancia decisiva en los análisis de las cuestiones ambientales: en primer lugar, el ambiente no es neutral, ni prístino, es el resultado de antiguas y prolongadas intervenciones; segundo, todas las ideas sobre la naturaleza, tanto las que nos ayudan a entenderlo, como aquellas con las cuales intervenimos, son socialmente determinadas; y finalmente, los problemas a los que hoy se enfrenta la humanidad tienen su origen en las maneras que hemos hecho uso de los ecosistemas, no han surgido espontáneamente sino que tienen una naturaleza histórica[2].


[1] Arruda, Gilmar, “Historia de ríos: ¿Historia ambiental?” Signos Históricos, no. 16 (2006). Publicado en una versión en línea en: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=34401602

[2] Francisco A. Rubio Durán, “Viejos y nuevos problemas: una propuesta latinoamericana de superación conceptual para los estudios de ambiente y sociedad,” Americanía, No. 1 (2011): 102-149.

Jhon Florian

Economista y magister en historia de la Universidad Nacional de Colombia, y estudiante del doctorado en historia de El Colegio de Michoacán en México.

More Posts


Jhon Florian

Economista y magister en historia de la Universidad Nacional de Colombia, y estudiante del doctorado en historia de El Colegio de Michoacán en México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.