Un tributo al eclecticismo: comentario sobre la invención en un escrito de Luis González

Tres maestros en debate

 

En un breve y sugestivo artículo, Luis González y González abordó con gran creatividad una síntesis sobre las principales corrientes historiográficas mexicanas del siglo XX. Positivistas, historicistas y eclécticos estuvieron presentes en los inicios de la profesionalización e institucionalización de la historia como disciplina. Sus autores, temáticas y fundamentos epistemológicos son diversos, en oportunidades irreconciliables y difíciles de resumir debido a la cantidad de aristas que contienen. Sin embargo, González, en un gran ejercicio pedagógico, atinó al proponer como un nudo del debate el papel que cumple la imaginación en cada una de estas corrientes de pensamiento histórico.

González cuenta una anécdota sobre tres maestros que entraron en una fuerte y acalorada controversia sobre la invención en historia a finales de los años cuarenta. Aunque no podemos saber si esta anécdota es cierta o es parte de una estrategia narrativa, resulta ser muy oportuna para sintetizar un amplio debate. El primer maestro, el más joven y fecundo de los tres se aferró a la máxima de Leopoldo von Ranke: “Desearía que enmudeciese por completo mi voz propia para dejar hablar por sí a los hechos […] Trato simplemente de exponer cómo ocurrieron en realidad las cosas.”[i] Este maestro “positivista” creía que su labor como historiador era la de representar en sus escritos la realidad, sin importar el país, ideología o idioma del autor. En este sentido, la imaginación no es más que un obstáculo que impide alcanzar una conciencia de su pretérito.

El segundo maestro era el más apasionado, un ex combatiente de la guerra civil española que no daba cuartel a las posturas rankeanas. Para éste “idealista”, era simplemente imposible una historia sin historiador. En parte porque el historiador no es una “cámara fotográfica” capaz de registrar todo. La escritura de la historia está mediada necesariamente por la experiencia y versatilidad del escritor. De allí que -como bien afirma Juan de Mairena- “lo pasado es materia de infinita plasticidad, apta para recibir las más variadas formas.”[ii]

El tercer maestro, con el que más se identifica González, se abrogaba un rol muy parecido al de la laboriosa abeja, que recoge pacientemente los jugos de multitud de flores para transformarlos en miel. ¡Qué belleza de metáfora! A diferencia de los maestros anteriores, debe decirse que éste “ecléctico” reconocía la presencia inseparable de elementos subjetivos y objetivos. Según esta postura, al pie de las arduas jornadas de trabajo heurístico, crítico y hermenéutico, el historiador siempre debía acompañarlas de una síntesis creadora para darles sentido. En otras palabras, el pasado no sólo con dificultad se descubre, sino que también  con brillante ingenio el pasado también se crea.

[i] Luis González y González. “Sobre la invención en historia” en La historiografía del siglo XX en México. Recuentos, perspectivas teóricas y reflexiones. Compiladora y autora Evelia Trejo. (México, Universidad Nacional Autónoma de México, 2015): 205.

[ii] Luis González y González. “Sobre la invención en historia”: 206.

Ni historicistas, ni positivistas, los historiadores son pragmáticos

Hasta aquí González nos deleitó con una muy grata anécdota que podría sintetizar del debate que dieron los historiadores de principios del siglo XX en México. Luego de este punto, el autor sigue introduciendo recursos literarios que los lectores agradecemos. Este es el caso de la humanización que hace de la imaginación –mejor dicho- la inventiva, esa “loca de la casa” que el positivista amordaza, el idealista desata y el ecléctico a pesas libera por ratos.

Pero el giro realmente contundente con el que González resuelve este conflicto es dando cuenta como en realidad cada uno de estos maestros escribían relativamente igual. Los tres contaban con gran talento, pero absolutamente todos acudían con rigor a sus fuentes y con creatividad las interpretaban. En proporciones diferentes en sus obras cohabitaban el acto de descubrir y el acto de inventar. “En la práctica, los tres eran eclécticos”, sus diferencias eran minúsculas. Aunque el positivista no lo quiso  reconocer, sus trabajos estaban llenos de satisfactorios recursos creativos, mientras que el idealista no se desbordó en mera creación literaria, sino que también acudía al “juicioso entendimiento”. “Ninguno era pura cámara fotográfica y ninguno mero inventor de cuentos y novelas”.[i]

El objetivo principal de este artículo era pedagógico. No hay innecesarios detalles sobre los personajes en conflicto o los matices de cada corriente, mucho menos indicaciones sobre cuándo debe soltarse a la loca de la casa. Aquí se compensa la ausencia de pormenores con la gran claridad del mensaje: en el terreno teórico las diferencias parecen mares, pero al escribir los historiadores tienden a parecerse, sus disputas quedan reducidas a pequeños ríos porque en la práctica la mayoría son eclécticos. Todos recargan sus plumas con las tintas del juicioso “entendimiento” y  la impredecible “inventiva”, todos sin excepción, aunque no todos así lo reconozcan.

[i] Luis González y González. “Sobre la invención en historia”: 207.

El pragmatismo ganó sin argumentos el debate fallido de 1945

Este “eclecticismo” puede ayudar a explicar algunos de los senderos de la historiografía mexicana en el siglo XX. Durante los mismos años en los que está instalado el relato de González, se preparó un duelo académico entre Silvio Zavala y Edmundo O´Gorman, entre positivistas e historicistas respectivamente. Es probable que la anécdota de González esté fincada en este debate, pero aquí sólo puedo decir que ambas tienen un gran parecido, sin asegurar nada más al respecto. Del lado de Zavala iba a estar Rafael Altamira y Crevea y Domingo Barnés, mientras que del lado de O´Gorman iba estar José Gaos y Ramón Iglesia. Eran nóminas de lujo que ninguna academia latinoamericana tenía en esta época. Era un debate entre dos jóvenes mexicanos con sendos y experimentados refuerzos españoles.

En la antesala del debate, se sabía que Zavala proponía que la academia de historia adoptara al positivismo como una de tantas corrientes, mientras que -en las antípodas de esta propuesta- O´Gorman se oponía a la presencia del positivismo.  A primera vista la posición de los historicistas parecía intransigente, ya que consideraban que una academia sólo podría ser exitosa si es historicista. Sin embargo, quedarse en este nivel sería trivializar el debate.

Zavala sostenía que la historia tenía como objeto de estudio el “pasado del hombre” considerado como una “cosa” de la naturaleza. En esta concepción epistemológica los hechos históricos solo deben ser revelados por un sujeto imparcial distante, a través de una sucesión causal y lógica. Sin embargo, “desear” una distancia entre el “pasado del hombre” y el investigador no asegura la imparcialidad. No es a fuerza de voluntad que un escritor toma esta distancia y pasa de hacer literatura a hacer ciencia. No se trata de controlar los instintos animales más políticos como despejamos del escenario la ideología. En una afortunada metáfora, Michael Lowy sostiene que los inútiles esfuerzos por tratar de librarse de la ideología son muy parecidos a los desdichados intentos del Barón de Münchhausen por tratar de salir de un pantano tirando de sus cabellos.[i] Las ideas más puras del positivismo asimilan epistemológicamente la sociedad a la naturaleza, a través de leyes invariables, al margen de la voluntad y la acción humana; por lo tanto, se puede llegar a concluír que en la vida social existe una armonía natural.[ii]

Entre Zavala y O´Gorman, parecía que el llamada a la coexistencia de varias corrientes de pensamiento, entre ellas el positivismo, al interior de las academias, era un llamado consistente con la apertura que se le reclama al mundo académico. Lamentablemente, el positivismo en sí mismo es intransigente. Esta corriente no sólo niega la existencia de un contexto social determinando la producción historiográfica, sino que además sugiere que la única manera de alcanzar el conocimiento “positivo” es a partir de su método científico. Y aunque en esta corriente nunca logró demostrar cómo deshacerse de las determinaciones sociales que arropan y dan sentido a la historia, lo cierto es que los positivistas reclaman los lugares más altos del conocimiento. Lo que digan hay que creerlo porque usaron el método indicado, ellos son los científicos. Esta arrogante pretensión puede superar la intransigencia que proponen los historicistas. En otras palabras, aunque parecía que el obstinado era O´Gorman, lo cierto es que el positivismo puede ser muy reaccionario.

O´Gorman encontró apoyo teórico en una tendencia historicista influida por las filosofías de Wilhelm Dilthey, José Ortega y Gasset y Martín Heidegger. Estas fuentes de las que abreva este autodidacta son agrupadas dentro de la gran corriente del historicismo, que a su vez, está nutrido por varios afluentes intelectuales. El historicismo conservador dio un paso decisivo en la comprensión de la historicidad de los hechos sociales respecto a la oposición racionalista y ahistórica. El punto de ruptura con esta visión del mundo del pasado fue inicialmente revolucionario, pero también utópico en la medida que se apoyó en la defensa de un orden monárquico y hostil a la sociedad burguesa, defensor de la nobleza, los junkers, el clero (protestante y político) y la intelligentsia tradicional. Ésta actitud “partidista” no era de ningún modo un “juicio de valor”, sino una manifestación de la realidad histórica, como bien lo señala Michael Lowy. Una de las figuras más connotadas de este movimiento fue el historiador alemán Leopold von Ranke (1795-1886), quien por un lado se declaraba no partidista, pero a su vez proclamaba que su revista era “la adhesión a un statu quo cuya base era el pasado”.[iii] El historiador no hace más que constatar el éxito de –por ejemplo- las instituciones prusianas a través de su permanencia por varios siglos, de concebir la historia como la respuesta demoledora a los interrogantes y tensiones sociales, políticas y económicas. En otras palabras, historicismo y conservadurismo son dos caras de una misma moneda: un uso conservador y reaccionario de la historia.

Aquí no acaban los afluentes del historicismo, y menos de los que se nutre O´Gorman, quien se opuso a una historia como la de Ranke. En su lugar, estuvo a favor de una “historia imprevisible” y “no determinada” que lo llevó a un historicismo mucho más relativista y menos conservador.[iv] En este sentido, debe decirse que este historicismo tiene una sociología del conocimiento distinto. Esta versión nace de un contexto social signado por la unidad nacional alemana, su industrialización y el surgimiento de una poderosa burguesía industrial y financiera. El mayor exponente es Wilhelm Dilthey, quien fue alumno destacado de Ranke, pero también disidente de su conservatismo. Su obra traza una distinción entre las ciencias del espíritu y las ciencias de la naturaleza, apoyada en tres características: primero, existe una identidad del sujeto y el objeto al pertenecer ambos al universo cultural e histórico; segundo, no es posible separar los juicios de hecho de los de valor; finalmente, es imprescindible comprender la significación vivida de los hechos sociales. Su pensamiento recae en un relativismo absoluto, en el que cada hecho histórico tiene significaciones únicas y particulares, por lo que el pasado son todos estos cuadros. En este punto es legítimo detenerse y preguntar: ¿es posible integrar todas estas particularidades sin caer en la suma ecléctica y acrítica de sus partes? ¿Cómo no entregarse a la idea de una síntesis imposible y en consecuencia declararse escéptico? A este valioso pensador llevó hasta el final su radicalidad, por lo que jamás cedió a la salida más fácil: eclecticismo. Tampoco renunció a la posibilidad de lograr una unidad histórica, una integración de todos estos pasados, pero no le alcanzó la vida.

Dilthey fue coherente y honesto, en palabras de Lowy, a su cuerpo de ideas le faltó espesura social donde poder apoyar la unidad de todos estos particularismos o experiencias del pasado. No hay una sociología del conocimiento, tampoco clases sociales. No pudo reunir en torno a estas estructuras sociales todos estos particularismos, al menos no le alcanzó el tiempo. Esto a diferencia del historicismo conservador de Ranke, lo deja a mitad de camino de un pensamiento renovador, auténtico y consistente, pero jamás reaccionario.

Fue este último historicismo de talante mucho más relativista, radical y revolucionario lo que nutrió el pensamiento de O´Gorman. Por lo que lejos de esta impresión original que tildaba a Zavala como un progresista y abierto al diálogo, frente a un radical y reaccionario O´Gorman, lo que tenemos en realidad es un escenario muy diferente. Una persona puede ser amable pero su sistema de pensamiento puede ser conservador y aplastante. Te puede invitar una taza de té para luego decirte que tú y tus ideas no tienen cabida.

En 1976, O´Gormán hizo una síntesis de las ideas que lo enfrentaron intelectualmente con Zavala. Las agrupó alrededor de una antinomia entre cientificismo e historicismo[v]:

Cientificismo

Historicismo

La postura científica no debate sus postulados y métodos.

“Lo histórico” siempre está enmarcado dentro de un sentido nuevo.

Su metodología es prestada de las ciencias naturales. “El pasado del hombre” es una cosa natural.

Se estudia la singularidad. “El pasado del hombre” se aborda desde las perspectivas de su tiempo.

“El pasado” es ajeno, no afecta “el presente”

“El pasado” es nuestro, sólo puede existir en el presente.

Se presupone la realidad “en sí” de los hechos, por lo que el historiador sólo los revela.

No hay estructura previa en la realidad, la historia tendrá sentido en la medida que el historiador se lo otorgue, en función de sus preocupaciones.

Naturaleza estática del hombre.

El hombre no es un ser natural, no “es”, sino que “va siendo”, se “va haciendo”.

Fusiona las verdades particulares en favor de un discurso general de evolución de la especie, con utilidad política.

Comprensión del pasado, en la que se aterriza el pasado a la vida concreta, para establecer “una historicidad hecha”.

Sacrifica la “unidad” a costa de la “diversidad”

No hay antinomia entre unidad y pluralidad, lo único absoluto es la vida.

 

Sin embargo, este debate nunca ocurrió. Zavala no llegó a la cita en 1945, no hubo controversia, ni testigos, ni alguna síntesis. Sólo de allí quedaron los antecedentes, los escritos de los historicistas. En entrevista con Teresa Rodríguez de Lecea, este historicista afirmó que en realidad no hubo un pleito personal, sus encuentros siempre fueron afectuosos y jamás se dio una explicación a la ausencia de Zavala aquel día.[vi] Sin embargo, aunque los argumentos más fuertes estaban a favor de los historicistas, quien ganó la partida fue Zavala. Fue el prohombre de las instituciones, uno de los fundadores de las academias de historia.[vii] Primero nace el INAH (Instituto Nacional de Antropología e Historia) en 1938, y en los años cuarenta varias iniciativas toman forma institucional como sucedió con El Colegio de México y específicamente con el Centro de Estudios Históricos en 1941, justamente bajo la dirección de Silvio Zavala. Luego vienen otras instituciones como la Escuela Normal Superior que data de 1942 y el Colegio Nacional de 1945. Por su parte la UNAM (Universidad Nacional Autónoma de México) abrió un Centro de estudios históricos hasta 1945.[viii]

O´Gorman ganó el “debate fallido”, al menos aportó muchos más elementos ensayísticos para ello, no obstante los mexicanos aprendieron a hacer historia como la hacía Zavala. No todos, no siempre fue así, pero este fue el paradigma dominante: el del documentalista, su rigor y una separación artificial del sujeto y el objeto de investigación.

[i] Michael Lowy. ¿Qué es la sociología del conocimiento? Traducción de francés de Francisco R. Dávila Aldás. (México, Fontanamara, 1991):

[ii] Michael Lowy. ¿Qué es la sociología del conocimiento?: 15

[iii] Michael Lowy. ¿Qué es la sociología del conocimiento?: 55

[iv] Conrado Hernández López. Edmundo O´Gorman. Idea de la historia, ética y política. (Zamora, El Colegio de Michoacán, 2006): 15.

[v] Conrado Hernández López. Edmundo O´Gorman.: 50.

[vi] Teresa Rodríguez de Lecea. “Una entrevista con Edmundo O´Gorman”, Historia Mexicana, Volumen XLVI, No. 4 (1996): 958-959.

[vii] Aunque no puede reducirse su influencia a la creación de academias de historias, sino que adicionalmente debe considerarse que Zavala tuvo un rol protagónico en la creación de puentes para el arribo de los transterrados españoles. Estos españoles recayeron al interior de fondos editoriales y revistas. En ese periodo destacan algunas instituciones como: Fondo de Cultura Económica (1934), Ábside (1937), Jus (1938), Cuadernos Americanos (1941), Imprenta Universitaria de la UNAM (1941) y la Editorial Porrúa (1941). Entre algunas de las más importantes revistas también se destacan: Historia Mexicana (Colmex), Estudios de Historia Novohispana y Anuario de Estudios Jurídicos (UNAM) y la Revista Relaciones (Colegio de Michoacán).

[viii] Rafael Diego Fernández. “Los precursores: cincuenta años de historiografía colonial en México”. En Gisela von Wobeser. Cincuenta años de investigación histórica en México. México: Universidad Nacional Autónoma de México y Universidad de Guanajuato, 1998: 93-127.

Jhon Florian

Economista y magister en historia de la Universidad Nacional de Colombia, y estudiante del doctorado en historia de El Colegio de Michoacán en México.

More Posts


Jhon Florian

Economista y magister en historia de la Universidad Nacional de Colombia, y estudiante del doctorado en historia de El Colegio de Michoacán en México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.