Empresarios creando región: arroceros en el Alto Magdalena tolimense (1947-1961)

Una de las ideas recurrentes, y que está descrita como hipótesis de este trabajo, es la relación entre la intensa actividad empresarial de los arroceros en el Alto Magdalena tolimense y la construcción de la región. Esta hipótesis exige que en esta sección de “balance teórico metodológico” se haga al menos dos aclaraciones sobre las posibilidades de dicha hipótesis. Así que a continuación, se presenta alguna evidencia sobre los vínculos históricos de los empresarios sobre la transformación geográfica y social de la región. La segunda parte de este apartado pretende rastrear tradiciones historiográficas sensibles a los estudios geográficos, para poder dialogar con ellas la posibilidad de introducir la región como problema de la historia política y social.

La historia de los arroceros en el Tolima se remonta hasta los orígenes mismos de la colonia, cuando se empleó los puertos del río Magdalena como entrada a la región andina, y luego se consolidó un enclave minero, comercial, político y científico en Mariquita. Sin embargo, remontar todos los hilos del tiempo no da cuenta de los elementos suficientes para entender la historia de la producción moderna de arroz. Recaer en la búsqueda de orígenes para entender un fenómeno puede ser inútil y peligroso si se confunden los orígenes con las causas, como bien lo advertía Bloch[1]. En este sentido, una apertura a la moderna producción del arroz la ofrece la creación del Estado centralizado a partir de la Constitución Política de 1886. El relativo crecimiento económico posterior, hasta la segunda década del siglo XX favoreció la expansión de las propiedades más fértiles de la región tolimense, así como las mejores ubicadas respecto al mercado capitalino.

Ya para los años 30, con los primeros censos agrícolas, se detecta una importante actividad arrocera moderna como se evidencia en la ilustración 1. Se destacan dos tipos de cultivos: la producción arrocera de subsistencia, ampliamente extendida por las planicies irrigadas del todo el territorio nacional, en particular en la costa Caribe, cerca de las grandes Ciénagas (5); y las producciones arroceras comerciales, ubicadas en las cercanías a los grandes centros de consumo andinos como es la producción del Valle del Cauca (1), la del Tolima (2) y el Huila (3).

Ya desde los años treinta los empresarios ubicados en el Alto Magdalena tolimense mostraron una actividad sobresaliente respecto al resto de los arroceros. Su organización, redes y ubicación estratégica entre Ibagué y Bogotá[i], facilitó su agremiación en 1948 con la fundación de la Federación Nacional de Arroceros (Fedearroz). Esta asociación asumió como toda organización de productores, las tareas de ejercer como grupo de presión y defensa de los intereses de sus socios, tanto para obtener mayores precios por carga de arroz como para instar a una reducción de aranceles e impuestos a las importaciones de los insumos claves. Adicionalmente la organización buscó centralizar funciones clave tales como mejores condiciones de mercadeo para el grano y centralizar información a propósito de innovaciones, compra de maquinaria y semillas.

Sin embargo, en la práctica Fedearroz fue mucho más allá de su papel de representante de algunos arroceros: a tres años de su nacimiento, la gestión y cabildeo la hicieron ser parte en la práctica de varias de las responsabilidades del gobierno, pasando de una asociación de tres arroceros tolimenses para llegar a ser el principal mecanismo de comunicación entre el gobierno y los productores de arroz[ii]. Entre las posibles medidas que afectaron de forma contundente la actividad arrocera en Colombia, fue la capacidad de la federación para convencer al gobierno nacional de intermediar en la concesión de créditos internacionales y preferenciales[iii], y de esta manera destinar dineros públicos a causas privadas.

La actividad empresarial y el cabildeo incidieron eficazmente durante los años cincuenta para que el cultivo del arroz en el Alto Magdalena tolimense destacara[iv], como el primer centro de producción arrocero moderno de Colombia para los años sesenta, seguido de cerca por el Valle del Cauca y el Huila. Todos centros de producción a los lados de las grandes cordilleras y alimentados con flujos permanentes de agua que bajan de la montaña.

¿Cuál es entonces el impacto de la actividad empresarial en la región? ¿Cuál fue el papel de los arroceros en un periodo de definiciones limítrofes entre las regiones, creación institucional y conformación del mercado interno?

Estos interrogantes desbordan la historia empresarial convencional porque invita a sobrepasar a los empresarios y a las empresas como ejes de la pesquisa científica, para compartir su protagonismo con la región, un objeto que en teoría sólo es una masa geográfica que sirve como referencia e indicativo de los hechos que tienen lugar: una superficie en la que actúan empresarios, trabajadores y Estado. Sin embargo, la tradición historiográfica francesa con Fernand Braudel logró una apertura con otros campos del saber, para poder problematizar la región y hacerlo parte del objeto de estudio del científico social. Braudel en sus trabajos sobre el Mediterráneo define este espacio, este mar, como: “mil cosas a la vez. No un paisaje, sino innumerables paisajes. No un mar, sino una sucesión de mares. No una civilización, sino civilizaciones amontonadas unas sobre otras”[v].

Para Braudel la humanidad construye sus “estrategias de respuesta” a las presiones y desafíos geográficos, a su vez que esta geografía condiciona la “elección de civilización”. Así que para hacer parte de la investigación histórica, Braudel usa al Mediterráneo como documento y como personaje histórico. Como documento porque lee en sus montañas, islas, bahías posibilidades y límites que explican desembarcos, fronteras invisibles pero infranqueables entre civilizaciones, cultivos provechosos y estímulos ambientales para la creación de efectivas diferencias tecnológicas entre pueblos. Mientras otros historiadores antes de Braudel apenas vieron en el Mediterráneo un tablero del gran ajedrez humano, él vio en el mismo tablero, a un jugador más, con movimientos más lentos, pero siempre determinantes.

De la misma manera la geografía sobre la cual crecen los granos de arroz, es efectiva para explicar la historia misma de la humanidad en general, y de los colombianos en particular. Braudel permite considerar el espacio geográfico como condicionante de las posibilidades humanas. Es posible que la disposición de suelos, nutrientes, altura y ríos hubiese concedido una ventaja competitiva taxativa a los arroceros tolimenses. Una manera de abordar esta cuestión y muchas otras más, es apropiando para este trabajo la categoría de pluralismo histórico de Braudel y que tanto cautivó a Adolfo Gilly[vi].

A diferencia del tiempo cronológico, los tiempos históricos responden a la experiencia humana, sus ritmos no son homogéneos y constantes como el segundero de un reloj, sino que se aceleran o relentecen según las vivencias sociales e individuales. Pero adicional a ello, la introducción del pluralismo histórico por parte de Braudel, permite un entendimiento de temporalidades simultáneas, interconectadas y con ritmos diferentes que abren la caja de pandora de la interdisciplinariedad. Para Gilly, primero, el corto plazo es generalmente el terreno de la política, así que esta dimensión es rica en información, contiendas y reacciones, aparentemente caóticas aunque sólo en apariencia porque con un mayor detenimiento se pueden entrever los nexos sociales y los intereses que les da coherencia, por lo que en este terreno se privilegia la enumeración y la narración sobre la explicación. Luego viene el mediano plazo o tiempo intermedio, correspondiente al tiempo de la economía, los ciclos, y las ondas de la distribución y producción de la vida material que organizan los hechos históricos. Esta dimensión intermedia, exige saltar de la enumeración y narración a la interpretación. El piso más subterráneo de las temporalidades, es la historia de largo aliento, en la que se emplea la categoría de estructura, y que Gilly describe como una realidad que los pueblos tardan en demoler como el lenguaje y la geografía.

El pluralismo histórico potencia el acercamiento a otras disciplinas, se asemeja a un puente que une varias ciudades. Pero a diferencia de los defensores de sus feudos disciplinarios, de lo que se trata es de hacer una amable interpretación de la obra de Braudel y buscar la interdisciplinariedad más allá del esclavismo de las ciencias sociales por parte de la historia, para evitar lo que Enrique Florescano tanto temió al hacer referencia al  error ecléctico de caer en un “comercio de métodos y técnicas”[vii]. Se trata de un encuentro doblemente fecundo entre historia y ciencias sociales. Y esto no lo digo con la intención de quedar bien con ambas partes, sino por una necesidad pragmática de buscar ensanchar la comprensión del mundo arriesgando otras perspectivas, asociaciones y categorías, aunque siempre respetando la coherencia interna. Es necesario tener varios utensilios, porque “si la única herramienta que se tiene es un martillo, todos los problemas parecerán un clavo”[viii].

Esta reflexión a la que invita los Annales, tiene origen en los estudios sobre el tiempo, un objeto muy propio de los historiadores y que con ingenio Braudel logró entender fecundando la historia con la política (corta duración), la economía (mediana duración) y la geografía y lingüística (larga duración).

[i] Ramos, Oscar G. 2000. Pajonales en la Historia de la cultura empresarial del Tolima. Editorial Feriva y Organización Pajonales. Cali. 416 páginas

[ii] En el primer año de fundación, la tímida asociación adquirió un talante nacional que le permitió incidir en la abolición de los controles de precios a finales de los cuarenta y la cancelación de licencias de importación de maquinarias y fertilizantes para la producción del grano.

[iii] En contraste con la poderosa Federación de Algodoneros, la cual consiguió la aprobación gubernamental de una tarifa para su financiación, un valor equivalente a unos centavos por carga de algodón vendido, la federación arrocera solo conseguiría una financiación similar hasta mediados de los años sesenta, al aprobarse el pago de medio peso (50 centavos) por kilo de arroz producido. Aunque fundada por capitales individuales en el Tolima, la federación llegó a ejercer labores propias de una institución de gobierno en 1950. La pequeña oficina de 5 personas que tenían en 1947, entre las que constaban un portero y un mecanógrafo, difícilmente podían incidir a escala regional y en el mejor de los casos podría haber organizado a los arroceros de la zona en un lapso tan breve. El milagro administrativo se debió a la concurrencia del gobierno nacional como parte de la junta de directiva. Además de los tres emprendedores e influyentes empresarios tolimenses, en la mesa ejecutiva se sentaría un delegado del gobierno, uno del ministerio de agricultura y el director de Fomento de Cultivos. Fue así como durante los primeros diez años la federación operó con subsidios gubernamentales Revista Arroz, Vol. XI, No. 122, 1962.

[iv] Los programas de distribución de fertilizantes se ubicaron en el departamento para abastecer con uno de los recursos más fundamentales de la producción de arroz. Cuatro de las diez casas de abasto de fertilizante se ubicaron el Tolima, una Estación Experimental y una planta de selección de semillas se ubicó en el corazón de esta región arrocera. Esta estación fue de fácil accesibilidad para más de 2.000 cultivadores de arroz en el Tolima y Girardot, cuando estos cultivadores solo representaban una porción pequeña respecto a los 50.000 productores nacionales. Arroz. Vol. XI. No. 122, 1962. Pp. 10. Citado por Leurquin, Philippe. 1967. Rice in Colombia: a case study in agricultural development. Studies in Tropical Development.  Publisher: Food Research Institute, Stanford University.

[v] Braudel, Fernand. 1995. El Mediterráneo: el espacio y la historia. Fondo de Cultura Económica. México.

[vi] Adolfo Gilly, «Ciencias sociales e historia. Notas interdisciplinarias», Andamios 7, n.o 13 (agosto de 2010): 217-232.

[vii] Ibid. P. 305

[viii] “Las formas de combinar el conocimiento se clasifican en: síntesis, triangulación, perspectiva múltiple y una fertilización cruzada”, y estas formas de combinar el conocimiento se pueden hacer en los niveles medios (metodología y método), con el fin de aumentar fiabilidad y comprensión, pero es muy difícil hacerlo en niveles altos (ontología y epistemología). Esta apreciación a favor del encuentro de enfoques y conocimientos debe hacerse con precaución. “No todo es sano desde el punto de vista metodológico, y la etiqueta de eclecticismo no debe usarse para justificar híbridos que violan, si no reglas, al menos códigos de conducta de lo que aquí hemos presentado como enfoques principales”. Este es un llamado a respetar la coherencia interna. Porta, Donatella Della. 2013. Enfoque y metodologías de las ciencias sociales: una perspectiva pluralista. Editorial Akal. Madrid. Pp. 47-51.

[1] “Pero con frecuencia se establece entre los dos sentidos (orígenes y causas) una contaminación tanto más temible cuanto que, en general, no se percibe muy claramente. En el vocabulario corriente los orígenes son un comienzo que explica. Peor aún: que basta para explicar. Ahí radica la ambigüedad, ahí está el peligro”. Bloch, Marc. 1997. Introducción a la historia. Fondo de Cultura Económica. Bogotá, Pp. 28

Jhon Florian

Economista y magister en historia de la Universidad Nacional de Colombia, y estudiante del doctorado en historia de El Colegio de Michoacán en México.

More Posts


Jhon Florian

Economista y magister en historia de la Universidad Nacional de Colombia, y estudiante del doctorado en historia de El Colegio de Michoacán en México.

2 Respuestas

  1. Jorge Holguin dice:

    Interesante tema. Clave eso de pensar en las características geográficas que permitieron la sedimentación de los arroceros en el Valle del Magdalena, pues indudablemente fisiográfico y los modelos de poblamiento estuvieron atados a la emergencia de nuevas élites regionales en la primera parte del siglo XX en Colombia. Creo que el trabajo es innovador tanto para pensar el arroz en el Tolima cómo para reflexionar en perspectiva comparada lo que sucedió en otras regiones con similar riqueza en suelos pero con destinos muy distintos, como por ejemplo, el Valle del Río Cauca y su agroindustria de la caña de azúcar.

    • Jhon Florian dice:

      Muchas gracias Jorge, yo también creo que tarde o temprano la historia debe servir para entender otros procesos. Las particularidades del Tolima sirven para dar luces a los fenómenos en el Valle y en las costas colombianas, tan ricas en agua y tan pobres en estudios historiográficas. Gracias por tu comentario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.