Buscando una “historia en vilo”: comentario a la obra de Luis González y González

Era inevitable no visitar San José de Gracia a través de la obra de Luis González y González. A la mitad del curso de historia regional con el profesor Victor Gayol, tuve por fin la oportunidad de leer uno de los clásicos de la historiografía mexicana. Mientras la mayoría de mis compañeros de clase ya habían transitado por algunos de sus capítulos, Pueblo en Vilo me resultó una obra novedosa y arriesgada, una historia parroquial auténtica e ingeniosa: tanto por la buena pluma con que fue escrita, como por la novedad de los hechos que su autor narró.

Aunque esta es la primera lectura que hago de Pueblo en Vilo, confieso que la facilidad con la que puedo acceder a sus ideas, interpretaciones y a la historia misma del pueblo, me invita a compararlo con esas valiosas obras de literatura que a pesar de sus años, conservan una gran vigencia. ¿Cuál es la clave para que una obra pueda conversar con varias generaciones? Hay que recordar que esta obra fue publicada por primera vez en 1968. De hecho, la intención de este autor fue la de escribir no para un público culto sino para todos aquellos que mantienen viva la memoria del pueblo. Pero ni yo vivo en aquel pueblo, ni soy de esa época. Más interesante aún es que siendo un extranjero en México, logre sentir empatía por la historia de San José de Gracia.

Hasta los recorridos que reconstruye el autor a través de la memoria y la tradición oral, resultan fáciles de imaginar para el lector. Por ejemplo, los quesos que Don Gregorio González Pulido transportaba pasaban primero a lomo de mula a Tizapán, donde tenía moverlos por canoa hasta la estación del tren en Ocotlán. Allá otros comerciantes se hicieron famosos con estos quesos, en particular unos españoles apellidados Pérez (Ver mapa del recorrido). 

En el prólogo de la obra y citando al profesor Finberg, el autor identifica que el historiador parroquial necesita madurez, mucha simpatía y piernas robustas. Madurez para abrazar a partir de su experiencia la vida de los otros; simpatía porque sólo se conoce lo que se ama y, finalmente, piernas robustas para visitar al mayor número de parroquianos. Esta es la historia del pueblo en el que Luis González y González pasó parte de su vida. Sus familiares están presentes en la memoria viva de sus pobladores. Fue a través de ese vínculo que vivió un lazo que un investigador tarda años en crear, porque no a cualquiera se le cuentan las vivencias propias y ajenas.  Y, aunque González tenía entre 41 y 42 años cuando escribió este libro, su trayectoria profesional ya era destacada como profesor e investigador en México. Sorprende encontrar como a sus tempranos 23 años, El Colegio de México le publicó un libro intitulado el optimismo nacionalista como factor de la independencia de México.

Estos elementos sirven para intuír la fuerza con la que el autor llevó a cabo su investigación, aunque difícilmente resultan ser una buena guía para alguien que quiera seguirla. De estos ingredientes no se puede cocinar una historia regional. El autor de hecho sugiere que echó mano de todas las metodologías posibles para construír Pueblo en Vilo. Un poco de política, otro de economía, no excederse en las temáticas de relaciones exteriores y relatos sobre la espiritualidad al gusto. Una preparación que en las manos de González fue una completa exquisitez, pero para la mayoría de mortales puede resultar en veneno difícil digerir. Una bomba ininteligible, aburrida e irrelevante.

Por estas razónes resulta muy difícil multiplicar las “historias en vilo”, este prototipo de historia es más bien irrepetible, como lo son las obras de los grandes literatos. En el mejor de los casos pueden inspirar a partir de sus elementos más notables. En primer lugar, la obra de Luis González y González dentro de la historiografía mexicana sirvió para exaltar las particularidades de las regiones y las pequeñas comunidades; entenderlos más allá de un versión simplificada y desescalada de la historia nacional. De hecho, este escritor presentó cómo San José de Gracia se mantuvo al margen  de los grandes sucesos nacionales y constituyó una identidad no sólo distinta a la narrada en la historia nacional, sino en muchos sentidos opuesta. Como afirma Pablo Serrano Álvarez [1]

 

La región, lo micro, surgió como un objeto de estudio cuyo universo
analítico era un todo. Es decir, el universo regional representó una totalidad
desde la cual emergían las historias que le habían conformado y constituido
y donde surgía una identidad sociohistórica que en mucho no coincidía con
las versiones nacionales y oficiales, incluso en la conformación de una
periodización que respondiera a la forma en que la sociedad se había
manifestado en la historia provincial o local.

En segundo lugar, la obra de Luis González y González además de abrirle espacio  a una generación de historiadores en los setentas capaz de retar la interpretación oficial como John Womack, Hector Aguilar Camín, Carlos Martínez Assad, Romana Facón y Enrique Krauze; también ofreció una pista de la diversidad de recursos de los que puede echar mano el historiador local. Lo que antes había mencionado como ingredientes sin detalles sobre su dosificación, puede no ser sólo un defecto a la hora de replicar la receta, sino una invitación a la creatividad. González buscó narrar una historia y para ello recurrió a los documentos, la historia oral, la tradición oral, la historia del arte a partir de fotos, la historia política, historia económica, etc. En otras palabras, la historia local puede usar todo, no tiene porque restringuirse. De allí, la importancia de la madurez y la urgencia de que el historiador tenga necesariamente un gran “equipaje de vivencias” para hacer este tipo de historia.

[1] Serrano, Pablo. “Historiografía regional y local mexicana, 1968-2000. Diversidad y pluralidad de tendencias.” Diálogos Latinoamericanos, No. 5, 2002: 101.

Jhon Florian

Economista y magister en historia de la Universidad Nacional de Colombia, y estudiante del doctorado en historia de El Colegio de Michoacán en México.

More Posts


Jhon Florian

Economista y magister en historia de la Universidad Nacional de Colombia, y estudiante del doctorado en historia de El Colegio de Michoacán en México.

2 Respuestas

  1. Morita... dice:

    Excelente visita a Pueblo en Vilo desde Ibagué; la lectura que has hecho de páginas tan conocidas permite apreciar la particularidad de tu mirada. Sigue que te sigo…

    • Jhon Florian dice:

      Muchas gracias Morita, creo que todos buscamos una historia en vilo. No tanto porque queramos igualar a don González, sino porque queremos ser libres de escribir sin el apremio de la comunidad disciplinar. Simplemente viajar, amar y escribir. Hasta nos puede salir una historia socialmente relevante y científicamente incorrecta, pero siempre una historia liberadora y honesta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.