Reseña: John Brinckerhoff Jackson, Descubriendo el paisaje autóctono. Madríd, Editorial Paisaje y teoría, biblioteca nueva, 2010. 278 pp.

John Brinckerhoff Jackson es uno de los más prestigiosos referentes del estudio de paisaje en los Estados Unidos. Fundador de la revista Landscape, Jackson hizo parte de una generación que abrevó de la escuela de geografía regional francesa (Albert Demangeon Pierre Deffontaines) y de la obra del geógrafo norteamericano Carl O. Sauer. De hecho, una de las categorías que toma como herencia de estas tradiciones es la del paisaje cultural, entendido como un ambiente modificado por el ser humano a lo largo de la historia, en el que se puede observar una prolongada combinación entre la acción humana y la ambiental. Este concepto fue institucionalizado por la UNESCO a través del Comité del Patrimonio Mundial.

Descubriendo el paisaje autóctono en el primer libro de Jackson traducito al español y uno de sus trabajos más connotados. Lamentablemente, la tardía traducción de esta obra señala el estado de estos estudios en la región. La obra fue publicada originalmente en 1984 y traducida en 2010, al cumplirse 100 años del natalicio de Jackson. Este escritor sostiene que el paisaje es la concreción de una cultura, de sus valores y de sus aspiraciones. El paisaje para este autor es decididamente histórico.

¿Qué es el paisaje? El autor no da una respuesta certera, hace en su lugar una historia del concepto. Pero a grandes líneas la define como un compuesto de elementos humanos y naturales. La definición es amplia, en ocasiones se remite a la superficie terrestre que puede comprenderse de un vistazo.

“Ningún grupo se propone crear un paisaje, lo que se propones crear una comunidad, y el paisaje, en cuanto a su manifestación visible, es sencillamente la consecuencia del trabajo y la vida de la gente, que a veces se reúne o, a veces, se mantiene separada, pero reconoce siempre su interdependencia” (p.45)

No existe esos paisajes en los que el hombre vive en armonía con la naturaleza, viviendo los placeres de la vida en perfecta convivencia con el mundo natural. Este paisaje es utópico, siempre habrá uno favorecido respecto al otro. En el capítulo dos el autor presenta algunas temáticas de interés para quienes están leyendo el paisaje político, definido como “el paisaje que evoluciona en parte debido a la experiencia y en parte al diseño para satisfacer algunas de las necesidades del hombre en su aspecto político.” (p. 46)

Entre los elementos considerados parte del paisaje político se encuentran: muros, cercas, autopistas, monumentos, lugares públicos, espacios de sociabilidad, entre otros. Todos existen para garantizar el orden, seguridad y continuidad.

La frontera en la historia reciente es permeable y separa pero no aisla. Por el contrario, en las sociedades antiguas esta significación carece de sentido. La barrera de los romanos no se hizo para conectar, sino para aislar. Para unos la frontera era una piel, para los otros es mucho más holgada, parecida a un envoltorio. De igual manera, las fronteras lineales son indicativo de una definición política bien delimitada (el triunfo de la geometría sobre la topografía).

Los espacios centrales o plazas o lugares discontínuos no necesariamente espacios para el tránsito. Las plazas son para compartir, están hechas para el debate en la sociedad hispana en América, sin embargo para el mundo rural el debate se requiere un tiempo del que no se dispone: la vida en el campo es agotadora (p. 76), la deliberación necesita ser muy atractiva para provocarse. A pesar de ello, el autor recuerda que la plaza no hace parte del marco escénico.

El camino, asociado a la hodología, no puede remitirse a un sendero físico. El camino debe comprenderse como parte del propósito, dirección y extensión. Hay caminos, pero lo interesante es saber que todos tienen un destino, un propósito. Hay un sistema de caminos local que busca acercar a la ciudad, y uno nacional o regional que busca alejar. Uno es centrípeto, el otro es centrífugo. Ambos son parte del paisaje político porque buscan dar continuidad al régimen político.

En general, el autor presenta una serie de paisajes ideales que expresan una profunda adaptación del ser humano a través de estas creaciones. El paisaje político es artificial, es la realización de un modelo coherente inspirado por la filosofía o la religión. Es una creación histórica y dinámica.  De allí que el paisaje pueda contar sobre la condición humana aquello que los vestigios documentales no pueden decir. Sin embargo, me queda la sensación de leer un trabajo en forma de conferencias, muy lúcidas y fáciles de leer pero de poca sustancia para quienes buscan hacer del paisaje un documento histórico. El autor es una puerta de entrada al tema, pero no ahonda en detalles sobre las dificultades que implica este trabajo.

Jhon Florian

Economista y magister en historia de la Universidad Nacional de Colombia, y estudiante del doctorado en historia de El Colegio de Michoacán en México.

More Posts


Jhon Florian

Economista y magister en historia de la Universidad Nacional de Colombia, y estudiante del doctorado en historia de El Colegio de Michoacán en México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.