Un primer libro para conocer México

La primera vez que pisé el suelo mexicano sentí todavía que estaba en mi país. No había la intranquilidad de habitar un mundo tan diferente. Al fin de cuentas, la larga tradición de conexiones entre México y el resto de América Latina jugó a mi favor. Por lo que podía hablar el mismo idioma, conservar algunas costumbres y hasta encontrar alimentos similares. Era un latinoamericano más en latinoamérica.

Sin embargo, mi estancia en México no correspondió al contacto casual del turista, sino que venía a una estancia estudiantil que me uniría a este país por varios años. A diferencia de muchos otros estudiantes que con admirable generosidad México recibe en sus universidades y centros de investigación, yo vine a estudiar humanidades, donde las referencias a la mexicanidad son mucho más abundantes. Un físico, químico o ingeniero podría estar aprendiendo los mismos temas en Jerusalem o en Michoacán: él no requeriría conocimiento estricto de la realidad local para avanzar en su campo. En mi caso particular, vine a estudiar historia en una tierra donde hasta la actualidad hay una robusta academia que debate sobre el pasado prehispánico, colonial y republicano.

Fue así como al adentrarme cada vez más en la historiografía mexicana, las referencias culturales contemporáneas con las cuales habían armado mi “maleta de viajero” para sobrevivir en México no bastaron. La toponimia me resultó ajena, en algunos casos ni podía pronunciarla. Parecía que me iba a dar un ataque epileptico tratando de pronunciar Tzintzingareo (Michoacán) o Bacadéhuachi (Sonora). Pero lo peor de todo era que los grandes eventos históricos, que con pasión mis compañeros de clase y profesores discutían, parecían sacados de alguna novela de Carlos Fuentes o Laura Esquivel. Sentía que la historia mexicana no tenía para mí un lugar. No lograba conservarla en mi memoria. Fue allí cuando entendí que el del problema no era yo, al menos no sólo yo. El problema era que en realidad, no hay historia sin geografía, y, por la misma razón, no hay tiempo histórico sin espacio social. No podía imaginar, por ejemplo, los nexos entre México y Guatemala con referencias sonorenses o veracruzanas: tenía que saber que México también es parte de centroamérica a través de Chiapas y Oaxaca.

Al cabo de varios trimestres y desastrozos intentos por imaginar referentes espaciales a fuerza de lectura y algunos mapas, encontré un maravilloso libro para entender México pero sobretodo para imaginarlo mejor. Porque eso es lo que hacemos en historia, imaginar lo mejor posible el pasado de la humanidad.

Debo decir que no hay mejor manera de conocer un país que caminándolo o bicicleteándolo. Por esta vía, seguro que en poco tiempo se empieza a hablar un poco más mexicano, a soportar sin tantas lágrimas el rigor de sus chiles y hasta beber con valentía sus mejores licores. No obstante, una beca estudiantil no da para tanto, así que había que leerme a México. No me alcanzaba para otra alternativa.  Por lo que la mejor opción, o más exactamente, la segunda mejor opción, era imaginarlo a través de la literatura. Y para fortuna de muchos lectores, México produce tantos escritores como variedades de chile, y con esto no estoy “albureando”. Hay escritores para todos los gustos y listarlos desbordaría los propósitos de este ensayo. De hecho empecé este ensayo prometiéndo un sólo libro para conocer México por primera vez, pero para quienes quieren transitar esta ruta sugiero empezar con la literatura que habita casi todas las bibliotecas en este país. Entre obras de amplia lectura un extranjero en apuros podría leer México profundo de Guillermo Bonfil, Pedro Páramo de Juan Rulfo, las batallas del desierto de José Emilio Pacheco o la región más transparente de Carlos Fuentes. Deben haber muchos más, mejores y más actuales escritores, pero como este es mi blog la sugerencia sobre libros de inicio es mía.

Pero, no todos pueden vivir leyendo novelas. No todos estamos más allá del reino de la necesidad, así que debo decir que este mundo de las letras tampoco está al alcance de las mentalidades prácticas. Cada libro relata la vida de un universo individual muy específico o por el contrario da cuenta de líneas muy gruesas de la mexicanidad. Vivir un país a partir de su literatura es una ruta segura, palpitante y espaciosa así que tuve que buscar otra posibilidad, al menos una que no requiriera tanto dinero y tanto tiempo. Por lo que más allá de estas posibilidades casi aristocráticas de conocer México, sugiero una obra que debe leerse con detenimiento. A paso de senderista: lento, seguro y con un mapa. Se trata de las regiones de México, breviario geográfico e histórico de Bernardo García Martínez.

Conocer a México a través de un trabajo de geografía regional puede despertar muchas suspicacias, en particular porque este es un campo muy debatido y desdeñado, en parte porque hubo una importante literatura que abusó del mote de “geografía regional” para publicar monografías sobre los rasgos generales de los espacios habitados, y, en parte, porque fue un campo que tuvo una gran dificultad para fincar un método y un objeto claro de estudio sobre la región. En síntesis, mi sugerencia de conocer a México a través de esta obra de Bernardo García Martínez es cuestionable. De hecho, algunos lectores en este momentos estarán quemando estas palabras. Pero antes de arrojar al cesto de basura este ensayo pido darle una oportunidad a la geografía regional. En parte, no debe olvidarse que la obra del gran historiador Fernand Braudel fue cuestionada por ser demasiado geografía y muy poca historia.

Afortunamente el tiempo le dio algo de razón y fundó un nuevo género historiográfico: la geohistoria, a la vez que otros importantes autores se hicieron clásicos de la geografía regional gracias a sus debates. Entre los más destacados y activos escritores a vuelo de pájaro puedo nombrar a: Paul Vidal de la Blache (1845-1918), Carl Ortwin Sauer (1889-1975) y Maximilien Sorre (1880-1962).

La obra Las regiones de México no está hecha de retazos de descripciones sino que su gran valor consiste en arriesgar una caracterización y definición de seis grandes regiones. El presente de estos territorios son la condensación de un pasado muy prehispánico, colonial y republicano muy activo que el autor considera gracias al uso información geográfica, historiografías, procesos de poblamiento y expansión urbana. Su interés son las regiones del presente, pero siempre busca una identidad en el pasado, lo que resulta ser muy afortunado para un lector que quiere saber sobre México.

Aquí las regiones “se construyen apoyadas en un medio físico y estrechamente relacionadas con él, mas no por eso sujeta a su configuración o características” (p. 28). Las poblaciones no están determinadas por el medio físico. Este tipo de razonamiento no es una regla para García, pero es una posibilidad. Así que me remito a sus palabras:

Este tejido espacial es algo escencialmente vivo, y al analizarlo se descubre que su conformación, lejos de ser producto de coincidencias o circunstancias particulares, lejos también de estar determinado de manera absoluta por el medio físico o cualquier otro factor específico, es expresión de un sistema funcional. La razón es que las regiones surgen de la interacción entre los elementos de un sistema que operar en un espacio dado. Para que esa interacción se logre debe haber flujos de gente, productos, información y decisiones, así como una red de enlaces que los permitan, además de puntos o nodos que amarren todo ello conforme a ciertas jerarquías y dentro de un área definible. Quienes participan de esta interacción suelen estar conscietes de su existencia: perciben un espacio propio, familiar, conocido, diferente de otros espacios ajenos. Así, las regiones deben su existencia a condiciones que les dan individualidad y les permiten funcionar; tienen una etapa de conformación y otra de plenitud y suelen desarticularse si las condiciones se modifican; son espacios cambiantes y modelados por la cultura, y por lo mismo históricos, ligados desde luego al medio físico pero no definidos por él. (p. 28)

A partir de estas claridades metodológicas Bernardo García se ubica por lo general en las puntas más altas de cada región para empezar a describirlas, contar su historia y sus particularidades. Tal cual como él fuera un guía, lo que justamente necesitamos para entender mejor este apasionante país. Este es el libro que cualquier estudiante de ciencias sociales y humanidades debe leer antes de empezar su ciclo escolarizado. Como dije anteriormente, si el estudiante es hijo de la nobleza europea o la oligarquía latinoamericana, sugiero que recorra el país o se tome un año o dos para leer las más extraordinarias obras de literatura sobre este país. Pero si por el contrario, este extranjero vive de su beca y sus magros ahorros, este puede ser un brillante libro para empezar. 

Bibliografía del único libro que cité

Bernardo García Martínez, Las regiones de México: breviario geográfico e histórico, COLMEX, 2008, 351 pp.

 

Jhon Florian

Economista y magister en historia de la Universidad Nacional de Colombia, y estudiante del doctorado en historia de El Colegio de Michoacán en México.

More Posts


Jhon Florian

Economista y magister en historia de la Universidad Nacional de Colombia, y estudiante del doctorado en historia de El Colegio de Michoacán en México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.